LAS DELICIAS DE DOÑA MENCÍA

Anterior | Inicio | Siguiente
Ven a Doña Mencía- le diría Valera-; las mujeres andaluzas son blancas, con una blancura sutil y entradas en carnes. Ya sabes que nosotros, los andaluces, conservamos un ramalazo moro: "Cuanto más gordas, más güenas." Tienen grandes ojos y cejas dibujadas; todo es nuevo para ellas, hasta el amor, por el que sonrien nerviosas moviendo sus carnes. Tienen alma -le diría- de pensadoras pacientes, con ojos intensos como posos de vino añejo".