LAS DELICIAS DE DOÑA MENCÍA

Anterior | Inicio | Siguiente

Esta escena refleja, con toda seguridad, algo que corre todavía en boca de los Valera. La marquesa de la Paniega en cierta ocasión salvó a un bandido de las manos de sus perseguidores, accidentalmente. Es por ello lo que De Greindl reproduce, además, la sorpresa de los bandoleros al descubrir que en equipaje no llevan dinero, sino cruces y honores mundanos.