LA DEVOCIÓN A LA VIRGEN DE LOS DOLORES EN DOÑA MENCÍA DURANTE LA EDAD MODERNA

 en Religiosidad Popular

Publicado por Antonio Cantero Muñoz en Motril Cofrade 2010

INTRODUCCIÓN

La presente exposición tiene por objeto, poner de manifiesto el papel central a lo largo de los siglos, ha desempeñado la devoción a la Virgen de los Dolores, por cuanto ha sido la única imagen pasionista que hasta la década de los años 60 del siglo pasado, ha participado en los desfiles penitenciales1.

La Semana Santa de Doña Mencía es una de las más singulares de la provincia de Córdoba2, y sobre la antigüedad y arraigo, existe constancia de la misma por lo menos desde mediados del Siglo XVI, por lo que anterior a la referida fecha, como resulta de la memoria perpetua fundada por el Bachiller Hermosilla y su esposa Isabel Gómez, el 7 de mayo de 1548. La misma estaba dotada con varias misas rezadas y cantadas, y con la obligación de poner un cirio de cera delante del Santísimo Sacramento el Jueves Santo. Por tanto, nos hace saber de la celebración del Triduo Pascual a mediados del Siglo XVI, la instalación del Monumento al Santísimo en la Capilla Mayor, y la visita de los mencianos a la iglesia conventual durante los días de Semana Santa3.

Los desfiles penitenciales tenían lugar el Jueves Santo con la Vera Cruz, y el Viernes Santo, con las procesiones de Jesús Nazareno, y la del Entierro de Cristo. Sin embargo, las celebraciones de Semana Santa comenzaban el Domingo de Ramos con la Procesión de Palmas, en la que además de los vecinos participaba el Cabildo Municipal. Tenemos constancia documental de su celebración, por las cantidades satisfechas por el Ayuntamiento de Doña Mencía, para la adquisición de palmas, como refleja el Acta Capitular de 22 de abril de 16664, testimonio que se repite en reiteradas ocasiones.

ANTIGÜEDAD Y ARRAIGO DE LA DEVOCIÓN A LA VIRGEN DE LOS DOLORES EN DOÑA MENCÍA DURANTE LA EDAD MODERNA

Durante el Antiguo Régimen, esta magna celebración religiosa se articulaba en la villa señorial en torno a las tres clásicas cofradías penitenciales. El Jueves Santo por la noche la Vera Cruz y el Cristo de la Columna, que se caracterizaba por la disciplina pública de los cofrades, como acredita este importante documento fechado en 1626, relativo a la mala conducta de un fraile dominico, pero que aporta la referencia expresa a la participación de disciplinantes en las procesiones de Doña Mencía5:

Ay mesmo resulta contra VP el dicho Pe y reo q el Jueves Sto del año pasado […] fuera de la ygtia mientras estavan predicando la Pasión de Xº nro P y exartacion a la disciplina con vehementes indicus de que saliendo la Procesion de los disciplinantes con todo el pueblo delante”.

En la madrugada del Viernes Santo, le correspondía a Jesús Nazareno realizar su estación de penitencia, cuyo momento más importante era el Sermón del Paso, que finalizaba con la bendición a todos los mencianos. Y por la noche, desfilaba la del Dulce Nombre de Jesús y Entierro de Cristo, y previamente tenía lugar el Sermón del Descendimiento.

En Doña Mencía solo existían dos imágenes que representaban a la Virgen María en un momento de la Pasión, la Virgen de los Dolores y Nuestra Señora de las Angustias. Esta última tenía su propia ermita frente a la iglesia conventual6, donde su cofradía le rendía culto por lo menos desde mediados del Siglo XVII, sin que hasta el presente, tengamos constancia que participara en alguna de las procesiones de Semana Santa. En cambio, podemos aportar testimonios que reflejan que la Virgen de los Dolores era la única que lo hacía en los tres desfiles procesionales que hemos mencionado, aunque no existía una cofradía que con esta advocación que le rindiera culto.

Con carácter previo, entiendo se debe hacer alguna precisión sobre las advocaciones que ha tenido en Doña Mencía a lo largo del tiempo: Virgen de la Soledad durante el Siglo XVII, y Dolores a partir del XVIII, que es el que vamos a utilizar y por el que se le ya conocido siempre. Desde un punto de vista iconográfico es válida la doble denominación, y con estos dos nombres ha sido conocida la misma efigie de la Virgen en varias localidades7.

El cambio de Soledad a Virgen de los Dolores, está en íntima relación con la propagación de esta última devoción que tiene lugar en el tránsito de los Siglos XVII y XVII. Su ejemplo más notorio es la fundación de la congregación servita de la Virgen de los Dolores en la ciudad de Córdoba, sí bien en ya 1680 empezó celebrarse la festividad de la Virgen de los Dolores en la Santa Iglesia Catedral de Córdoba8.

Puedo aportar un documento, que acredita la presencia de esta nueva advocación en Doña Mencía a principios del Siglo XVIII. Así se refleja el testamento de un antepasado de don Juan Valera, en concreto don Pedro Valera Roldán, que fue otorgado el 30 de junio de 1716, al donar un lienzo de la Virgen de los Dolores para el camarín que entonces se le hacía a Nuestra Señora del Rosario9:

“Mando de limosna para la obra del Camarín de Nra. Señora del Rosario, que se esta haciendo en el Conuento de Sr Santo Domingo de esta Uilla docientos rreales y un lienzo de pintura mui fina de Nuestra Señora de los Siete Dolores, y que a este lienzo se le heche un marco dorado que han de hacer a su costa mis erederos, el qual luego que yo fallezca se le ha de entregar y dichos docientos rreales a el R. P. Fr Pedro de la Cruz, Capellán de Nra. Señora o al que lo fuere a el tiempo de mi fallecimiento”.

También esta acreditado que la Virgen de los Dolores, participaba en la procesión de la mañana del Viernes Santo con la cofradía de Jesús Nazareno, como resulta de una manda pía otorgada por otro antepasado de don Juan Valera, en concreto don Juan Alcalá Galiano, tesorero de rentas de los duques de Sessa, familiar del Santo Oficio y hermano mayor de la cofradía del Santísimo sacramento, fechado el 17 de junio de 168010, cuando Doña Mencía estaba afectada por una peste contagiosa:

Mando de mis vienes y hazienda se haga un manto de terciopelo liso negro con sus puntas de plata u oro para Nra. Señora de la Soledad, que sale en la Cofradía de Nro. Padre Jesús de Nazareno, el Viernes Santo por la mañana, a la qual la mando de limosna y que se entregue a su Hermano Maior, y se ponga por libro la persona por quanto se da, para que en todo tiempo conste la mucha debocion que siempre e tenido y tengo a dicha Cofradía a la qual tengo dado assi mismo dos cordones de seda, y hilo de oro con su ojuela para la ymagen de Nro. Padre Jesús”.

Asimismo, participaba en las estaciones de penitencia de las cofradías de la Vera Cruz y el Entierro de Cristo durante los siglos XVII y XVIII, como resulta de las razones que a continuación vamos a exponer, y apoyan nuestra tesis.

Debemos tener muy presente que la advocación mariana que corresponde al Santo Sepulcro, es la Soledad o Dolores de María. Además, durante el siglo XIX está acreditado el extremo anterior, y que también participaba en el desfile penitencial con el Cristo de la Columna.

Lo dicho queda acreditado con la última voluntad de doña Juana Venegas de Saabedra Enríquez de Harana, esposa de don Juan José Alcalá Galiano Flores y Calderón, primer marques de la Paniega y también antepasado de don Juan Valera, que está fechado el 7 de marzo de 1754. Y se refiere a la Virgen con la advocación de la Soledad, como la única imagen de la Virgen procesiona en la Semana Santa, sin distinguir entre los días que lo hacia y los que no, por lo que deducimos que participaba en todas11:

Declaro el nominado Señor Testador haver dado de limosna a Nra. Señora de la Soledad que se halla colocada en dicho Convento Parrochia de esta Villa, un corte de puntas negras anchas, para que se peguen al Manto de terciopelo que tiene S M y que le sirve la Semana Santa”.

Y como hemos apuntado, este estado de cosas perduró hasta 1962, en que una devota donó una imagen de la Virgen María, para evitar que la de los Dolores saliera en todas las procesiones de Semana Santa, haciéndolo a partir de este momento únicamente el Jueves Santo12.

He localizado muchas referencias que acreditan la antigüedad de la veneración a la Virgen de los Dolores, y de las que vamos a aportar algunas, que nos servirán como botón de muestra, que refleja el arraigo de la devoción entre todos los mencianos. En primer lugar la postrera voluntad de Pedro Ortiz Ramos, fechada el 1 de septiembre de 164913, lo que significa que es anterior:

Yten mando se digan por mi ánima en el dicho Combento ziento y veintedo misas reçadas con las de cuerpo presente y de ánima, repartidas en la forma siguiente, […] dos a Nuestra Señora de Consolación […] dos a Nuestra Señora del Rosario […] dos a Nuestra Señora de la Soledad”. Otra expresión de esta arraigada devoción, resulta del testamento de Catalina Ortiz de Henares, otorgado el 15 de marzo de 1662, al disponer se digan por su alma cuatro misas ofrecidas a esta advocación14. De igual forma resulta del testamento cerrado de Jerónima de León otorgado el 3 de enero de 1675. En la manda pía que a continuación transcribimos, consta un importante donativo15:

Mando que luego que yo fallezca, se dé limosna para la imagen de Nuestra Señora de la Soledad que está en el Convento de esta villa, una saya y un jubón que tengo ormesí negro, y un manto de seda, por que así es mi voluntad”.

El comerciante de ganado Francisco Blanco dispuso en su última voluntad fechada en 1668, varias misas por su ánima a sus devociones más queridas, entre las que se incluye esta devoción mariana16:”Mando se digan por mi ánima en el dicho Conbento quatro misas por las ánimas del Purgatorio […] tres a San Pedro Mártir, tres misas a Nra Señora de la Soledad”.

Pero la veneración que sentía Jerónima de León a la Virgen de los Dolores (Soledad), se vuelve a manifestar años más tarde en su tercer codicilo, fechado el 12 de diciembre de 1682, al legarle otros ricos ornamentos para su ajuar17.

Este fervor religioso también se manifestó cuando Doña Mencía se vio afectada por la peste contagiosa en 1680. Y fueron muchas las personas imploraron su intercesión, como refleja el testamento de doña Ana de Tienda, otorgado el 28 de junio de 1680, al donarle un manto de torcidillo18.

Por su parte, la testamentaría de Juan Rodríguez Moyano, esposo de doña Francisca de Navas, contiene un inventario de cuadros, entre los que se incluye esta devoción19:

Un lienzo de Nra Sra de belen. Otro lienzo de San Cayetano. Otro Lienzo de la Inspiración de San Jose. Otro grande de un crucifijo.Otro Lienzo de la Humildad de Xpto. Otro de la Soledad de Nra Sra. Otro lienzo de Nra Sra de la Caueza. Otro de Sr San Francisco. Otro Lienzo de Jesús Nazareno. Otro lienzo de la Concepzion de Nra Sra. Otro pequeño de Sr San Antonio de Padua. Otro de Nra Sra del Carmen”.

Otro ejemplo de esta devoción, se refleja en la última voluntad de Juan Miguel Ortiz fechada el 28 de julio de 1698, al acordar se oficiara un novenario de misas ofrecido a la Virgen de los Dolores20: “Mando se diga por mi alma en dicho Conbento un nouenario de misas llano a Jesús Nazareno y a Nuestra Señora de la Soledad”.

También se manifestaba en los cuadros que de esta imagen mariana existían en los domicilios particulares. Así resulta de la última voluntad de María Ortiz, fechada el 4 de mayo de 172421: “Mando a Teresa Ortiz, muger de Mateo Borrallo un lienzo de Nra Señora de la Soledad”. De igual forma se expresó doña Ana Valera Roldán, en una manda pía otorgada el 15 de enero de 1726. En la misma nos hace saber de la existencia de oratorios en los domicilios de las linajudas familias, y entre sus ornamentos en encontraba un cuadro de la Virgen de los Dolores22.

Ya hemos acreditado, que desde comienzos del siglo XVIII, ya aparece esta Virgen bajo la advocación de Dolores, y se reitera en varias ocasiones, como resulta del testamento de doña Rosaura Laguna fechado el 11 de febrero de 1753, cuando le legó una basquiña de damasco negro23.

Igualmente se reflejaba en que algunos vecinos querían ser enterrado con el hábito de la misma, como resulta del testamento de doña Francisca Paula Roldán, fechado el 11 de septiembre de 178424.

Durante el convulso devenir del siglo XIX, continuó arraigada la devoción a la Virgen de los Dolores, como resultan de los testimonios que a continuación vamos a aportar. A lo largo de la presente exposición, hemos visto como destacados antepasados de don Juan Valera, eran fervorosos devotos de la Virgen. Y el ejemplo más elocuente es el de don Juan José Valera, caballero maestrante de la Real de Ronda, hermano mayor de la cofradía de Jesús Nazareno, y abuelo materno del insigne escritor y diplomático, que en su testamento otorgado el 13 de enero de 1807, dispuso que el mayorazgo de los Valera sufragase todos los años 50 reales de vellón, para ayudar a costear la novena en honor de la Señora de Doña Mencía25. Este dato es muy importante, pues nos hace saber que desde esas fechas se celebraba una novena en su honor, por lo que es anterior:

y se mandó enterrar […] en la Bóbeda de su familia que está en la Capilla de Señor Santo Domingo: Que su cadáver fuese depositado en henunciada Capilla al que acompañen quatro pobres con cirios encendidos en las manos, hasta la hora en que se efectuase su entierro y exequias, bistiendose completamente de capa, calzado y demás a costa de su caudal a dichos quatro pobres. […] Mando por el poseedor del Mayorazgo que disfruto, se pagase en cada año desde su fallecimiento para siempre jamás cinquenta reales de vellón para ayuda a los costos de la Novena que se haze a Nuestra Madre y Señora de los Dolores en dicho Combento de esta Villa”.

El primer Arancel que por ahora conocemos de la parroquia de Nuestra Señora de Consolación, que esta fechado en 1811, nos hace saber que la devoción a la Virgen de los Dolores, se sostenía con limosnas de los vecinos26:

Las Cofradías que hay en esta Iglesia-Parroquial son la del Smo. Sacramento, la de Jesús Nazareno, la del Dulze Nombre de Jesús, la de N. Sra del Rosario, la de Ánimas, la de la Sta. Cruz y la del Entierro de Cristo. Ninguna de ellas tiene fondos, todas se sostienen de limosnas y el adorno de estas Capillas, alajas de las imágenes con todos los demas muebles que a ellas corresponden, estan a cargo de sus respectivos Mayordomos, y lo mismo que las ymagenes y Altares de Nuestra Señora de los Dolores y San José, de quienes cuidan dos Eclesiásticos”.

Cuando tuvo lugar la supresión del convento de Santo Domingo de Doña Mencía, y desamortización de sus bienes, se realizó un inventario de los más importantes, entre los que se incluyen varias alhajas de la Virgen de los Dolores27: Un resplandor de plata, media luna y corazón.

CONCLUSIÓN

De todo lo expuesto, resulta evidente la antigüedad y arraigo de la devoción a la Virgen de los Dolores, entre todos los mencianos durante la Edad Moderna, que se ha mantenido hasta el momento actual28, cuestión que abordaremos más adelante. Lo que es evidente, es el papel central que siempre le ha correspondido a esta advocación mariana, en las manifestaciones de religiosidad popular en Doña Mencía, y por ello, le corresponde sin ningún género de duda, el título de “Señora de Doña Mencía”.

1 En 1958 doña Josefa Campos Roldán adquirió otra imagen mariana que donó a la parroquia de Nuestra Señora de Consolación, con la advocación de Soledad y Esperanza.

2 CANTERO MUÑOZ, A.: “Historia de la Semana Santa de Doña Mencía 1800-2005” Doña Mencía 2005. En la página web www.juanvalera.org se pueden consultar distintos artículos que acreditan la singularidad de la celebración pasionista en esta bonita localidad cordobesa.

3 Archivo Catedral de Córdoba. Protocolo de la Hacienda deste Convento de Doña Mencía, bullas y breves y otros recaudos tocantes al dicho Convento y su antigüedad, que se hallará en el discurso deste Libro, y cada cosa dellas con el número que cada escritura señalare, folio 9 vuelto.

4 Archivo Histórico Municipal Doña Mencía. Actas Capitulares, Caja 2. De igual forma lo hace el Cabildo celebrado el 4 de agosto de 1677, que acordó abonar a Sebastián de Montes 50 reales por traer las palmas desde la ciudad de Granada: “cinquenta reales que en birtud de cédula su fha de catorce de março pasado deste año, parece entregó a Sebastián de Montes, becino desta Villa para trajese de la ciudad de Granada palmas para esta villa para el Domingo de Ramos”.

5 Universidad de Sevilla: Papeles varios reunidos por fray Miguel de Arcos. Sentencia contra MP Fray Juan Bautista Carrion por aserto de este convento de Nuestra Señora de Doña Mencía.

6 CANTERO MUÑOZ, A.: “Religiosidad Popular y Semana Santa en la Iglesia Dominicana de Doña Mencía, Siglos XVI-XVIII”. Doña Mencía 2003. pp. 146-149.

7 PEREZ MARTINEZ, F.: Tipos iconográficos en las imágenes devocionales andaluzas de la Virgen. En Congreso de Religiosidad Popular en Andalucía. Córdoba 1994, página 397.

8 ARANDA DONCEL, J.: Real, Venerable e Ilustre Hermandad y Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores y Santísimo Cristo de la Clemencia. En La Pasión de Córdoba, Tomo II, página 473.

9 Archivo Histórico Muncipal Doña Mencía. Asuntos Civiles, Legajo 186. “Mando de limosna para la obra del Camarín de Nra. Señora del Rosario, que se esta haciendo en el Conuento de Sr Santo Domingo de esta Uilla docientos rreales y un lienzo de pintura mui fina de Nuestra Señora de los Siete Dolores, y que a este lienzo se le heche un marco dorado que han de hacer a su costa mis erederos, el qual luego que yo fallezca se le ha de entregar y dichos docientos rreales a el R. P. Fr Pedro de la Cruz, Capellán de Nra. Señora o al que lo fuere a el tiempo de mi fallecimiento”.

10 Archivo Histórico Nacional. Ordenes Militares, Santiago, Legajo 234.

11 Archivo Histórico Provincial de Córdoba. Pedro Gómez Moreno, Legajo 8042, folio 55 y siguientes.

12 SANCHEZ ROMERO, C.: “Doña Mencía. Aspectos físicos, económicos y humanos”. Baena (Córdoba) 1973, página 173. Su advocación fue Soledad y Esparanza.

13 Archivo Histórico Provincial de Córdoba. Protocolos Notariales de Doña Mencía Lucas de Zafra 1644, Legajo 7931, folio 82 recto.

14 Archivo Histórico Provincial de Córdoba. Protocolos Notariales de Doña Mencía Francisco Hurtado Roldán 1662, Legajo 7939, folio 143 recto.

15 Archivo Histórico Provincial de Córdoba. Protocolos Notariales de Doña Mencía. Mateo Gómez 1683, Legajo 7950, folio 170 recto.

16 Archivo Histórico Municipal de Doña Mencía. Asuntos Civiles, Legajo 179.

17 Archivo Histórico Provincial de Córdoba. Protocolos Notariales de Doña Mencía Mateo Gómez 1683, Legajo 7950, folio 181 vuelto: “Mando a Nuestra Señora de la Soledad una barquina y un jubón de lamelote negro y un manto de repemado y se le dé luego que yo fallezca”.

18 Archivo Histórico Provincial de Córdoba. Protocolos Notariales de Doña Mencía Pedro Ruiz de Alguacil 1680, Legajo 8011, folio 108 y siguientes

19 Archivo Histórico Municipal de Doña Mencía, Asuntos Civiles, Legajo 184, su testamento se otorgó el 12 de marzo de 1694.

20 Archivo Histórico Provincial de Córdoba. Protocolos Notariales de Doña Mencía Juan Galiano Moreno 1698, Legajo 8017, folio 241 vuelto.

21 Archivo Histórico Provincial de Córdoba. Protocolos Notariales de Doña Mencía Francisco Muñoz de Alcalá 1723, Legajo 8118, folio 54 recto.

22 Archivo Histórico Provincial de Córdoba. Protocolos Notariales de Doña Mencía Mateo Gómez Moreno 1726, Legajo 8026, folio 17 y siguientes.

23 Archivo Histórico Provincial de Córdoba. Protocolos Notariales de Doña Mencía Esteban de Parias Marín 1753, Legajo 8129, folio 23 y siguientes: “ Mando la basquina de damazco negro que tengo a Nuestra Señora de los Dolores que se benera en el Combento Parrochia de esta Villa, la que se entregue por mis erederos luego que yo fallezca”.

24 Archivo Parroquial de Doña Mencía. Hijuelas. “Mando que su cuerpo sea vestido con el havito de Nuestra Señora de los Dolores, de que usaba”.

25 Archivo Parroquial de Doña Mencía Hijuelas. El testamento se otorgo ante el escribano Bonoso Marcelino de Corpas.

26 Archivo General Obispado de Córdoba. Despacho Ordinario. Doña Mencía. 1811. Arancel de los Derechos Parroquiales de Doña Mencía

27 Este documento se puede consultar en la web http://www.virgendolores.tk/ que ha sido realizada por Alfonso Tudela Polo.

28 CANTERO MUÑOZ. A.: “Historia de la Semana Santa de Doña Mencía 1800-2005”. Doña Mencía 2005.

Artículos similares

Dejar un comentario

CONTÁCTANOS

Escribe y pulsa 'Enter' para buscar